Líder de Equipos de Alto Rendimiento

Publicado Por MDAP Project Management el 16/07/2017 | 0 comentarios


Líder de Equipos de Alto Rendimiento

Publicado por el 16/07/2017 |

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Te presentamos nuestros nuevos Masters

Nuevos Master


Líder de Equipos de Alto Rendimiento. Los “SUPER-EQUIPOS” no necesitan casi al líder, aquí el líder entra directamente en las funciones de alto nivel: la gran toma de decisiones, mientras que el resto de las decisiones serán tomadas por el  equipo. ¿En que afecta este funcionamiento al Project Manager y a su Equipo de Proyecto?

Qué son los equipos de alto rendimiento


Qué podemos hacer con equipos de alto rendimiento. Estos equipos pueden enseñar a otros equipos, pueden demostrar la capacidad que tienen para establecer estándares a la vez de ser capaces de realizar análisis y resolución de problemas. Como Directores de Proyectos debemos convertirnos en Líderes de estos Equipos de Alto Rendimiento


Un Líder de Equipos de Alto Rendimiento se encuentran en los sistemas de alta calidad, lo que está claro es que los equipos de alto rendimiento son equipos  para la consecución de altos objetivos y que estos equipos se tienen que tratar de una manera adecuada. Aquí entran en juego las políticas retributivas que tienen que funcionar a la perfección,  en los equipos de alto rendimiento existen reglas sencillas donde casi apenas hablaremos de organización, por que todo el mundo lo tiene muy claro, pero si hablaremos de objetivos, porque los Proyectos persiguen objetivos concretos.

¡¡Esto es lo interesante!!, si todo el mundo ve lo que se está haciendo dentro del equipo de proyecto, sí el objetivo está claro, sí todos sabemos dónde tenemos que ir,  si todos sabemos las consecuencias de conseguir o no conseguir el objetivo, cuando se marcan las reglas de juego, cuando se establece la manera de resolver las cuestiones, cuando se establece la metodología de revisión de trabajo, cuando se discute abiertamente los problemas que pueden haber en el equipo porque no estamos consiguiendo los objetivos y dónde está la problemática, cuando todos lo conseguimos, etc., es cuando  estamos hablando de trabajo en equipo y los resultados se ven en los Proyectos entonces nuestros desvelos como Líder de Equipos de Alto Rendimiento han merecido la pena.

También es cuando el resto de cosas, tanto en la empresa como en sus proyectos, van a ir resultando, van siendo más fáciles, desde la gestión del conocimiento qué se vaa implantar y que será fundamental para los líderes de proyecto, hasta poner en valor todo el conocimiento que hemos generado desde el trabajo en equipo de alto rendimiento y que será aplicable a otros Proyectos, es decir, tanto la metodología propia del trabajo en equipo junto con todo el conocimiento utilizable dentro de un sistema de trabajo en equipo.

Todo esto requiere de una profunda reflexión porque: el liderazgo, nuestra capacidad de liderazgo como Directores de Proyecto y líderes de estos Equipos de Proyecto de Alto Rendimiento será vital, si no estamos cualificados para este nivel de alto dirección del equipo será mejor ser humildes y que lo hagan otros. En la creación de líderes de este tipo trabajamos en el MDAP desde hace más de 15 años.lider-equipo-proyecto-alto-rendimiento

El liderazgo es un competencia


Todos nacemos con capacidades iguales o muy parecidas, pero la realidad es que nuestra vida nos va llevando por unos derroteros o hacia otros luego el liderazgo, al final, se convierte en una competencia que hemos desarrollado o no


En principio la dirección de proyectos es un buen entrenamiento en liderazgo pero como todos sabemos, muchas veces liderazgo del malo.

Nuestro liderazgo como directores de proyecto es una competencia que tenemos que enmarcar dentro de nuestra empresa, de nuestra área de trabajo, dentro de nuestros Proyecto y dentro de la gestión que hacemos de nuestros Equipos de Proyecto, es decir, el que piense que todo liderazgo es igual no lleva razón, la capacidad que tengamos de adaptación, de delegación…  no es la misma siempre, ni tampoco la comunicación que tengamos en cada momento, debemos ser hábiles y flexibles.

No es lo mismo ser militar o bombero, ¿donde vamos a actuar?, ¿en que condiciones?, luego el tipo de liderazgo que exijamos o que poseamos no es exactamente el mismo aunque siempre tendrá bases comunes, hay una cosa muy clara, el liderazgo no sirve si no hay trabajo en equipo, si no tenemos equipo, o no funcionamos con trabajo en equipo, nos convertiremos en jefes no en líderes, jefes siempre lo vamos a ser de alguna manera pero no nos confundamos: a un Jefe de Proyecto le obedecen a un Líder de Proyecto le siguen.

Por eso,  lo primero que tenemos que aceptar es la responsabilidad de jefe y luego evolucionar hacia un gran líder de proyecto, esto no significa que tengamos que mandar siempre y en todo momento, nuestro estilo no tiene que ser obligatoriamente de ordeno y mando, pero si tenemos que tener muy claro que las decisiones que tomamos nos describen (no hay una segunda oportunidad para una primera impresión), y que tenemos que influir en el equipo de Proyecto para que las decisiones que se tomen sean las más correctas para conducir a la gente del equipo de alto rendimiento hacia el objetivo del proyecto. Con esto no queremos decir que un líder tenga que ser un “Dalai Lama,” no, el líder,  el  jefe de equipo, tiene que buscar la manera de conseguir las cosas con las se ha comprometido, con las obligaciones que emanan de sus proyectos, eso es todo… y no es poco.

No solamente es pelear con el Proyecto, debemos trabajar con nuestros clientes para ver qué cosas necesita o no necesitan, también es convencer al equipo de Proyecto para que se muevan de un lugar a otro porque aunque trabajemos en equipo eso no quiere decir que, en un momento determinado, los nexos de todos sean comunes, puede ocurrir que la gente no tenga intereses claros en el Proyecto o que la visión del mismo no sea correcta, o que sus intereses vayan bajando, se vayan diluyendo, por eso es muy importante conseguir la unidad del  equipo de Proyecto,  que todos veamos hacia dónde vamos y que no nos desviemos del objetivo del Proyecto.

A veces es mucho más fácil no verlo porque nos resulta más cómodo, o porque nos quita incertidumbre, o simplemente  porque hay cuestiones que no queremos asumir, hay gente que no quiere asumir el “riesgo de….”,  si el riesgo es de todos el riesgo lo tendremos que asumir todos y aquí es donde nosotros tendremos que intervenir como el líder del equipo: ¿cómo hablar con la gente? ¿cómo en función del presupuesto tenemos que adaptarnos y renunciar a algo que consideramos propio?, etc, por tanto, tendremos que influir en el equipo de proyecto para convencerles y que ellos mismo no supongan un riesgo más para nuestros Proyectos.

Al final somos jefes, el trabajo en equipo está muy bien  y es lo que nos están pidiendo todos los días, pero no nos olvidemos que nos lo piden es que consigamos el objetivo, el alcance de Proyecto que tenemos marcado.

Hay discusiones que nosotros como Project Manager no nos interesan, pero si se presentan las tenemos que ganar, y eso, además de fuerza, exige preparación y sensatez,  tenemos que llevar y mantener a los miembros del equipo de Proyecto en el rol que desempeñan y que les es obligado, debemos meterlos en su papel y en sus obligaciones respecto al Proyecto, debemos  influir sobre los demás y que nos ayuden a conseguir lo que tenemos establecido, pero para eso tenemos que hablar con nuestro equipo de proyecto, tener esas reuniones y decirles que vamos a conseguir el objetivo, todo esto va convirtiendo, poco a poco, a un equipo de proyecto en un equipo de proyecto de alto rendimiento.

Tened en cuenta que con el trabajo en equipo conservamos mucho mejor el conocimiento que si todos somos individualistas, en una organización es muy fácil buscar personas afines en el desarrollo competencial y desarrollar sus capacidades de talento para que desempeñen correctamente las funciones y para que sean capaces de asumir los roles que buscamos, para ello debemos valorar varias cuestiones dentro de la misma persona, quitar a una y poner a otra no es un problema, pero debemos buscar personas que deseen trabajar en equipo, nuestro mayor problema como directores de proyecto viene cuando los miembros del equipo de Proyecto no quieren trabajar en equipo.

Antiguamente se buscaba a la gente por compatibilidad personal lo cual era un error, porque sí alguien no quiere, no sabe, o no ha visto nunca trabajar en equipo es muy difícil o prácticamente imposible que trabaje en equipo, porque es una manera de ser que no coincide con sus necesidades o su personalidad, por lo tanto, debemos realizar una selección de personas correcta y trabajar y fomentar su potencialidad. Aquí empezamos a hablar de competencias.

La competencia principal, de la que todo el mundo habla, es el liderazgo  y esta solo se da si trabajamos en equipo, porque solo trabajando en equipo tiene lógica, si no solo seremos jefes, no líderes, pero eso lo veremos en otra entrada del Executive Master en Dirección de Proyectos.comparativa-jefe-lider-proyecto

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *